Bubblers

Pipas de borosilicato

Kit de aceite de marihuana

Kit de aceite de marihuana

Los bubblers  o “burbujeadoras” son unas pipas de agua fabricadas en vidrio de borosilicato, que es el mismo  material que se usa para fabricar los instrumentos de laboratorio. Esto es así por la naturaleza de sus características, que lo hacen un material transparente, pero más resistente a los golpes y al calor que el vidrio blando habitual. Además, es totalmente neutro, no interfiere en el sabor, asegurándonos la máxima pureza aromática a la hora de fumar o vaporizar nuestras hierbas y extractos.

Cúpula y clavo

Cúpula y clavo

Los podemos encontrar de diversos diseños y tamaños, y con distintos tipos de filtros, según la creatividad del soplador o según la función que vaya a cumplir. Es decir, para vaporizar o para fumar marihuana se recomienda usar un bubbler de volumen medio o grande, mientras que para fumar resinas de marihuana nos convendrá usar una pipa más pequeña, para concentrar al máximo la calada y resaltar los sabores.

Centrándonos en las de pequeño volumen, veremos que para poder consumir aceite, a parte del bubbler, necesitaremos un clavo, de borosilicato o de titanio, y una cúpula, que serán los encargados de producir el humo/vapor, y dirigirlo hacia el filtro y el agua.

Oilers con clavo y cúpula

Dabber titanio con platito de boro

Dabber titanio con platito de boro

Situaremos el clavo dentro de la junta superior del bubbler, que tiene que ser macho, para poder encajar con la cúpula, de forma natural. Si disponemos de un bubbler con junta hembra y queremos usarlo para concentrados, siempre podremos comprar un kit de junta, clavo y cúpula, que con su convertidor doble macho encajarán perfectamente en nuestra pieza, dándonos mucha versatilidad.

Y listo! Para ponerlo en marcha necesitaremos un encendedor de llama azul de suficiente potencia, con el que calentaremos la parte superior del clavo hasta ponerla al rojo. Cuando lo tengamos, bastará con colocar la cúpula encima, que evitará que cuando contacten la gota de BHO (resina de cannabis obtenidas usando un tubo de vidrio para BHO y gas butano) con el clavo ardiendo, el vapor se disperse, perdiéndose. Es en ese momento cuando tendremos que inhalar, poniendo en marcha todo el sistema.

Clavos BHO

Clavos BHO

Como comentábamos un poco más arriba, el sistema de filtrado puede variar, pero como los oilers se caracterizan por su poco tamaño, no solemos encontrar sistemas especialmente complejos. En muchos casos, un tubo simple con cinco pequeños agujeros suele ser suficiente, o bien un pequeño disco chafado con 5 cortes, bastante similar, y también muy compacto.

Estos dos diseños permitirán generar gran cantidad de burbujas, suficientes para hidratar y filtrar el flujo de humo, pero no excesivos, evitando lavarlo demasiado, haciendo que pierda sabor.

Dabbers: acero, titanio o borosilicato

Por otro lado, existen algunos accesorios que nos resultarán de gran utilidad a la hora de manipular el aceite, especialmente al coger y separar una pequeña porción para fumarla.

Dabber y dish

Dabber y dish

Hablamos de los dabbers, pequeñas cucharas y ganchos, acabados en múltiples diseños y materiales, totalmente neutros y seguros. Si somos muy puristas, podremos elegir los de vidrio de laboratorio, pero si nos asusta su fragilidad (pueden rodar fácilmente y caerse al suelo) podremos optar por una opción más duradera, como los ganchos de dentista, o los dabbers con acabado más estético, como por ejemplo los Happy Daddy. Cuestión de gustos.

En combinación, los pequeños platitos de vidrio nos permitirán depositar nuestra resina, ya sea BHO, al agua o la que se consigue con un extractor de polen en seco, manipulándola en una superficie también neutra, que nos dejará ver todos los detalles, resaltando los brillos de todo el conjunto.

¿Cómo limpiar un bubbler?

Mantener en perfecto estado nuestras piezas nos servirá tanto para gozar de su aspecto en todo su esplendor como para asegurarnos de que percibiremos el sabor de cada gota de forma pura, evitando regustos que provengan de restos medio quemados, acumulados en los conductos. De esta manera nos acercamos al sabor puramente aromático que obtenemos con un vaporizador eléctrico de sobremesa.

Dabbers

Dabbers

Para ello nos bastará insertar un poco de sal gorda dentro de la pieza y llenarla con alcohol de farmacia o isopropílico (que no dejará residuos de sabor de ningún tipo). Podemos llenarla completamente o hasta la mitad, y menear la pieza como una maraca, con cuidado, para que la sal rasque la suciedad, y el alcohol la disuelva. El vidrio no se verá dañado en el proceso, no hay que preocuparse de nada.

Si no deseamos poner en peligro nuestros bubblers, siempre podemos dejarlo sumergido completamente en alcohol u otros productos limpiadores específicos durante unas horas, esperando a que los restos se deshagan por si solos.

Finalmente, tendremos que aclarar abundantemente con agua caliente, y secarlas con cuidado con papel o alguna tela que no desprenda partículas ni pelos, para dejarlas como nuevas.

Set bubbler BHO y accesorios

Set bubbler BHO y accesorios