Extracción de resina con Ice-o-lator

Ice-O-Lator es el nombre de la empresa que comercializó e hizo difusión la técnica de extracción de resina de marihuana con agua helada. Esta técnica es una alternativa a la extracción en seco, esta última también se pueden obtener diferentes calidades de materia resinosa aunque no permite extraer al máximo los tricomas presentes en la materia vegetal utilizada.

La extracción en seco de la resina de marihuana va en general acompañada de restos vegetales que suelen filtrarse entre los tamices en cambio, el agua helada, ablandará la hierba, limitando considerablemente la formación de restos y polvos vegetales de marihuana. Para lograrlo, Ice-O-Lator desarrolló bolsas equipadas con tamices de diferentes tamaños, en los cuales trabajamos el cannabis en el agua hasta desprender la mayoría de la resina. Los diferentes tamaños de tamiz fijados en el fondo de las bolsas permitirán después disociar diferentes calidades de resina según el tamaño de los tricomas que la compone.

Diferentes tamaños de tamiz Ice-O-Lator

Diferentes tamaños de tamiz Ice-O-Lator

¿Cómo utilizar las bolsas Ice-O-Lator?

Fijación de las bolsas Ice-O-Lator en la cubeta

Fijación de las bolsas Ice-O-Lator en la cubeta

Su fácil uso, además de su eficacia y la calidad de las extracciones obtenidas, contribuyó a la popularidad de las bolsas Ice-O-Lator.
Pondremos las bolsas en una cubeta grande, empezando por la bolsa con el tamiz más pequeño (25 micrones) y progresivamente hasta la bolsa de 220 micrones, según el número de bolsa que compone el kit que utilizamos. Los lazos de cierre incorporados los cuales deben estar bien apretados para que ninguna bolsa se desate durante el proceso.

Llenaremos después la cubeta con agua y hielo, lo que ayudará a obtener una temperatura de 3 o 4°, lo ideal para facilitar la extracción de los tricomas preservando la materia vegetal que podría desagradarse más fácil con temperaturas inferiores, lo que dará como resultado una resina de color verdoso y de menor calidad.

Después, pondremos la hierba en el agua, para mezclar de forma constante pero con delicadeza, con un bastón, o cualquier otro objeto que no afecte las bolsas. Se prohíben las batidoras para no correr el riesgo de dañar la hierba, la cual se dividirá en fragmentos a veces tan pequeños que pueden llegar a atrevesar una gran parte de las mallas de nuestro Kit Ice-O-Lator.

Después de aproximadamente 5 minutos, dejaremos reposar algunos minutos para que los tricomas empiecen a caerse al fondo de las bolsas, antes de mezclar nuevamente. Repetiremos esta operación 3 o 4 veces como máximo, pondremos más hielo si el agua se calienta demasiado, con el fin de mantener una temperatura inferior a 10°.

La marihuana en el agua helada

La marihuana en el agua helada

Después bastará con quitar la primera bolsa, conteniendo la hierba, dejando escurrir el agua que contiene la cubeta. Las bolsas que le siguen, hasta 120-140 micras, podrán todavía contener algunos residuos vegetales, pero las otras bolsas nos reservarán una resina pura, que será conveniente dejar secar después de la operación.

¿Cómo secar el hachís del Ice o lator?

Recuperación de la resina de marihuana

Recuperación de la resina de marihuana

Se utilizan diferentes técnicas para el secado cómo: dejar escurrir completamente el agua antes de secar la resina, para facilitar su secado, o presionar la bola de tricomas en la bolsa para extraer un máximo de humedad, antes de desmenuzarla con un colador metálico.

Algunos dirán que los tricomas estarán expuestos demasiado al agua si dejamos que la gravedad se encargue del escurrido, otros responderán que compactando la resina para sacarla de la bolsa se corre el riesgo de estancar parte de la humedad, que contiene la resina, del montón de tricomas que será más difícil de eliminar. Les dejamos entonces efectuar vuestros propias comparativas para determinar qué metodología es la más eficaz en la elaboración de resina de marihuana que satisfará mejor vuestras expectativas.

El secado se puede facilitar con un horno o al baño maría, como con el caso de las extracciones de BHO lo que preservará vuestra resina de posibles apariciones de moho en caso de tener un poco de humedad residual, permitiendo al THC pasar por una decarboxilación al estar expuesto a una temperatura entre 106º y 122º durante 20 a 30 minutos. Esta decarboxiliación permitirá a la estructura del THC ser absorbida con más facilidad por el organismo, lo que se traducirá en unos efectos más pronunciados.

Será de suma importancia no sobrepasar los 122º C, si no, se corre el riesgo de degradar los cannabinoïdes, pero también los terpenos, lo que repercutirá en los aromas de nuestra resina.

Resina obtenida entre la bolsa de 70 y la de 25 micrones

Resina obtenida entre la bolsa de 70 y la de 25 micrones

Viendo la calidad de resina obtenida mediante este proceso es fácil entender porque es tan popular, tanto entre los cultivadores de marihuana que aprecian su facilidad de fabricación, como entre los consumidores que aprecian los hachís puros y concentrados.