Vaponic

Vaporizador de Borosilicato manual

Vaponic es un vaporizador de marihuana manual, pequeño y muy portátil que se convertirá en el mejor amigo del consumidor de vapor de marihuana esporádico o que requiere de un aparato portátil de calidad y fácil de guardar.

Este vaporizador se presenta dentro de un estuche, que inicialmente ya sorprende por ser un falso rotulador permanente, el cual en la parte anterior del mismo consta de un tapón de silicona extraíble que al quitarse deja al descubierto el vaporizador, para poder extraérlo.

Vaporizador vaponic en su estuche de guardado

Vaporizador vaponic en su estuche de guardado

Este sistema de guardado aparte de ser muy seguro evitando cualquier golpe y por lo tanto rotura, también lo es por su capacidad de ocultación a la vista de cualquiera, pues todo el mundo pensará que es un rotulador permanente pasando totalmente desapercibido, no sucede lo mismo con otros vaporizadores de cannabis como por ejemplo el vaporGenie el cual se ve claramente que es una pipa.

Una vez extraído el vaporizador de su estuche, observaremos su forma, cilíndrica y estirada en forma de bala. El vaponic se compone de diferentes piezas ensamblables como la boquilla, la cazoleta de llenado y el cristal externo que protege la cazoleta de llenado. Todas las piezas se ensamblan mediante una única pieza de encaje realizada en material de silicona.

Vaporizador fuera del estuche

Vaporizador fuera del estuche

Funcionamiento del vaporizador Vaponic

El Vaponic al no ser un vaporizador eléctrico se debe de utilizar con una fuente de calor externa como una llama de un mechero soplete. Y su funcionamiento es el siguiente:

En primer lugar, el vaporizador viene montado de modo que deberemos quitar la parte que cubre la cazoleta para dejar al descubierto la cazoleta de llenado y poner un trozo de cogollo en ella.

Desmontando vaporizador

Desmontando vaporizador

Este cogollo no hace falta que esté triturado, eso si, preferiblemente cannabis bien curado, aunque si este se desmenuza siempre facilitaremos una vaporización más equilibrada consumiendo gradualmente los cannabinoides que se encuentran en la resina y que van a ser vaporizados.

El segundo de los pasos será poner nuevamente la cúpula que se encaja con la pieza de gris de silicona para que el cuerpo se mantenga totalmente erguido y no se caiga durante su uso, con apretar con delicadeza será suficiente.

Cazoleta y componentes vaponic

Cazoleta y componentes vaponic

¿Cómo calentar el vaporizador correctamente?

El tercer de los pasos será aplicar calor con un mechero soplete al vaporizador. Vemos que en el cuerpo del vaporizador hay una línea de color roja que marca el límite por donde calentaremos mediante el uso del soplete, este punto marca la zona de seguridad por donde calentar. Se debe usar el mechero de la zona marcada hasta la punta, sino se siguen las instrucciones y se calienta más debajo de la línea, el calor pasará por el cristal acabando por quemar los dedos que aguantan el vaporizador, algo no muy aconsejable.

Para poder vaporizar uniformemente intentaremos aportar el calor dando vueltas al cogollo, rotando el vaporizador 360º para que no se concentre el calor en un solo punto, lo que haría que se carbonizara la yerba rápidamente como si se tratara de una pipa para marihuana.

Vaporizando cannabis con Vaponic

Vaporizando cannabis con Vaponic

Al no haber un tope que marque la temperatura, se deberá estar atento de no pasarse. Un método sencillo es mirar el tubo de aspiración para ver si hay densidad de vapor y en caso de visualizarlo aspirarlo, rápidamente se le coge el truco y se puede disfrutar de un vapor de calidad.

Este vapor realiza un circuito en forma de S para acabar en la boquilla de succión. En la junta de silicona hay dos agujeros por los que el aire entra del exterior y acompaña el circuito del vapor al realizar la acción de succión del aire, haciendo que el vapor entre en los pulmones.

Las sesiones de vapor no son muy largas hecho que lo convierte en una herramienta de vaporización muy buena para aquellas ocasiones en las que tan solo se requiere de unas pocas bocanadas de vapor para seguir con el día a día. Muy fácil de limpiar, mediante el uso de una pequeña escobilla, y se puede utilizar tantas veces como uno requiera.

Detalle de la marihuana dentro de la cazoleta

Detalle de la marihuana dentro de la cazoleta

Se recomienda no quitar la carga de yerba ya gastada hasta que la temperatura de la punta del vaporizador haya bajado a la ambiental, evitando de este modo posibles quemaduras en los dedos por una mala manipulación.

El vaponic dispone de piezas de recambio para que en aquellos casos que se haya sufrido alguna rotura por caída se pueda fácilmente reemplazar por una pieza nueva.

Se recomienda utilizar para vaporizar BHO usando la rejilla para concentrados que se incluye en el kit, alcanzado la temperatura de vaporización de resinas la cual es más alta que para la yerba, en el caso de no utilizar la rejilla adecuada para este uso, el vapo no dispondrá de un sistema adecuado para mantener el BHO estanco y este acaba perdiéndose por el tubo de succión de la cazoleta de llenado.

Boquilla de succión del vaporizador

Boquilla de succión del vaporizador

Así pues como conclusión podemos decir que quién esté buscando un vaporizador económico, de bolsillo, de calidad y de fácil uso este es una excelente elección como vaporizador realizado en cristal de borosilicato.

Características del vaporizador Vaponic

  • Vaporizador manual
  • NO requiere de electricidad
  • Realizado en cristal de borosilicato
  • Fácil de limpiar
  • Portátil