Vaporizador Arizer Solo

El vaporizador portátil Canadiense

Vaporizador Arizer Solo

Vaporizador Arizer Solo

El vaporizador portátil Arizer Solo está creado en Canadá, y es el hermano menor del vaporizador de marihuana de sobremesa Arizer Extreme Q. Esto se nota en el concepto de su diseño y en los materiales utilizados en su construcción, que nos demuestra que Arizer realmente se preocupa por la salud de sus usuarios, y a la vez, que valora el hecho de ofrecer un vapor de calidad y sin alteraciones aromáticas, en ambos modelos.

Con unas dimensiones de 11cm de altura y 4.5cm de diámetro, resulta más pequeño que un bote de desodorante, con lo que es bastante práctico y portátil, y no ocupará demasiado espacio en nuestra mochila, o en la mesa, al utilizarlo. Además es bastante ligero, con lo que no será una molestia el mantenerlo sujeto en la mano durante un rato, no nos cansaremos.

Diseñado para la vaporización de todo tipo de hierbas, la cazoleta se encuentra en el mismo tubo de inhalación, fabricado de vidrio de borosilicato, concretamente en su parte inferior, que es la que insertaremos en el hueco superior del vaporizador, de 1cm de diámetro, cuando queramos usarlo. Se separa del tubo en sí mediante unos pequeños agujeritos en el vidrio, que regularán el flujo de aire que se mueva por el sistema, y harán de malla, evitando que se cuelen muchas partículas. Para resinas líquidas se recomienda usar un vaporizador de BHO.

Aún así, podemos ponerle una pequeña rejilla de acero inoxidable que maximizará la contención, evitando que se nos ensucie el tubo demasiado rápido, haciéndonos ganar en comodidad. Puede ser usado picando la hierba o sin picarla, aun que se recomienda no picarla por comodidad, ya que se vaporizará igualmente de forma eficiente y hará todo el proceso más sencillo y más limpio.

Es decir, que si cogemos una pequeña flor, o bien unos pequeños trozos de cogollo, y los metemos dentro del tubo de vidrio sin apretarlo en exceso, esta se quedará ahí, sin caerse, mientras que si la grindeamos y se nos derramará sobre el calentador, y al levantar el tubo caerá hacia el hueco, sin quedarse sostenida en la cazoleta. Esto no causará ningún daño al aparato, pero es algo más engorroso. A elección del usuario.

Boquilla y cazoleta Arizer Solo

Boquilla y cazoleta Arizer Solo

Selección de temperatura del Arizer Solo

Al igual que el Puffit-X, dispone de regulador de temperatura, pero con siete posiciones a elegir, y para seleccionarlas dispone de dos botones, uno de subida y otro de bajada. De hecho, estos dos botones son los únicos que encontraremos en todo el aparato, lo que lo hace realmente simple de usar, pero a la vez muy cómodo, ideal para todo tipo de usuarios, des de los más técnicos hasta los neófitos. Si pulsamos los dos botones a la vez durante un par de segundos podremos en marcha o apagaremos el aparato, con lo que todas las funciones necesarias quedan estupendamente cubiertas.

Volviendo a las temperaturas, vemos que la primera posición calienta el cuerpo a 50ºC, hasta un máximo de 210ºC, en la posición 7. Pero eso no significa que la progresión sea constante, pues al 2 ya se calienta hasta los 185ºC.

Equivalencia de temperaturas:

1– 50ºC / 122ºF
2– 185ºC / 365ºF
3– 190ºC / 374ºF
4– 195ºC / 383ºF
5– 200ºC / 392ºF
6– 205ºC / 401ºF
7– 210ºC / 410ºF

Autonomía y funcionamiento del Solo

Solo en funcionamiento

Solo en funcionamiento

En cuanto a su autonomía y alimentación, dispone de una batería de Ion Litio de calidad, que nos permitirá vaporizar durante más o menos 1.5 – 2h a temperaturas altas (el mismo tiempo que con el Wispr 2), y hasta 3h a baja temperatura, con lo que podremos gozar de muchas sesiones. La marihuana, concretamente, empieza a vaporizarse a 185ºC con este vaporizador, lo que sería la posición 2, así que podremos obtener vapor sabroso y de calidad ahorrando batería. Además, dispone de un sistema de auto apagado a los 12 minutos, que evitará que se gaste toda la batería si nos quedamos dormidos o nos lo olvidamos encendido.

Para recargar la batería lo enchufaremos a la corriente con el cable incluido, y esperaremos 3-4 horas para que esté listo de nuevo. Sabremos que ha finalizado la carga cuando veamos que el led verde deja de parpadear y se queda fijo. Este mismo led parpadeará en rojo cuando estemos calentando el vaporizador, quedándose fijo en rojo cuando hayamos alcanzado la temperatura.

La mejor forma de utilizarlo sería cogiendo una flor pequeña que introduciéndola en la cazoleta al final del tubo de vidrio de inhalación e insertar este en el cuerpo del Solo. En este momento, pulsamos los dos botones un par de segundos hasta oír un pitido y ver que se encienden las luces, concretamente la de la posición 1. Seleccionamos la temperatura hasta la posición deseada con el botón de subida, y listo, tan solo nos quedará esperar uno o dos minutos hasta que se caliente, progreso que podremos seguir viendo cómo se van encendiendo las luces de los niveles hasta que llegamos al escogido. Cuando eso pase, ya podremos empezar la sesión, inhalando lenta y suavemente, por el tubo.

Al finalizar la sesión, lo apagamos pulsando los dos botones de nuevo, si es que no se ha apagado solo, sacamos la boquilla y quitamos la hierba seca. Si queremos limpiar el tubo lo mejor será sumergirlos en alcohol unas horas o limpiarlos con alcohol y un trapo con mucha suavidad. Finalmente, aclaramos con agua y dejamos secar.

Definitivamente, la vaporización es una gran alternativa al humo, al igual que la cocina cannábica y sus recetas con marihuana.