Vaporizador CFX

Vaporizador CFX de Boundless

El mundo de la vaporización está desembragando fuerte con nuevos y mejores vaporizadores ganando adeptos día tras día por sus ventajas frente a la combustión, dejamos el bong o pipa de lado para pasarnos a la vaporización, la cual siempre es mucho más sana.

En este caso os presentamos al vaporizador CFX. Este vaporizador portátil es una herramienta de gran calidad para los amantes del cannabis. Su estilo sencillo pero elegante junto al resto de características que lo acompañan hace de él un excelente útil para la vaporización de cannabinoides.

Tras la creación de su anterior vaporizador, el CF donde incorporaron una nueva tecnología de calentamiento, ahora nace el CFX.

Vaporizador CFX

Vaporizador CFX

Este vaporizador con unas medidas de 12.9 x 3.2 x 7.1cm es de color negro, en forma de petaca, fácil de coger y maniobrar. Se divide básicamente en dos partes. En la primera parte se halla la boquilla de succión en la que encontramos también el filtro anti partículas el cual está conectado al vaporizador mediante unas pestañas plásticas que se anclan al cuerpo del vaporizador mediante un giro de 90º, tanto para abrir como para cerrar, acompañado de un cierre imantado para una mejor sujeción.

En la segunda parte que compone el vaporizador encontramos, en la parte superior, la cazoleta de llenado la cual es enorme en comparación a otros vaporizadores del mercado. En esta cazoleta caben cerca de 0.3 a 0.4g de marihuana picada, siempre mejor que sea marihuana conservada y bien curada, para poder gozar de largas sesiones sin tener que estar pendiente de ir cambiando la carga cada poco tiempo.

En la parte baja del cuerpo del vaporizador, encontramos el botón de encendido, los botones de más y menos, las clavijas para la recarga y el display o pantalla de funcionamiento a color, la cual mide 1.77” y que sirve para ver:

  • Temperatura de control: visualizada en Cº y Fº
  • Tiempo de uso: 10 minutos prestablecidos
  • Duración de batería

Funcionamiento del vaporizador

Para poder encender el vaporizador, el cual viene con la batería ya cargada, hay que apretar 5 veces el botón On. El vaporizador emitirá un zumbido vibrador que hace saber que se ha encendido. Al momento y sin esperas, el vaporizador se calentará a la temperatura de consigna.

Boquilla del CFX rotatoria

Boquilla del CFX rotatoria

En la pantalla, se puede ver el tiempo de uso del vaporizador, el cual empieza a contar desde el momento del encendido del mismo. Dispone de un temporizador de seguridad que cuando el vaporizador lleva 5 minutos o 300 segundos tras los cuales se apagará como método de seguridad. Podemos ver el tiempo que queda para que se apague automáticamente en el visor, en forma de media circunferencia, al estilo cuenta kilómetros. Si se quiere poner el temporizador a 0 segundos, tan solo hay que dejar apretado el botón on/off durante 3s y el display se volverá a poner a cero segundos.

En la parte frontal del cuerpo del vaporizador encontramos los botones de más y menos con los cuáles se podrá subir o bajar la temperatura de vaporización. La temperatura se puede configurar en un amplio rango que va de 40º a 220º C o 100 a 400º F para la vaporización de cualquier hierba de la cual se quiera disfrutar.

La duración de la batería es de cerca 1.5 a 2h según uso del vaporizador y su nivel de capacidad se ve indicado en el display mediante un icono de la batería. Cuando la batería está cargada su icono se pone de color verde, cuando está apagado se pone de color blanco y el icono parpadeará 10 veces consecutivamente.

Pantalla o display del vaporizador CFX

Pantalla o display del vaporizador CFX

Una vez la batería ha llegado a su fin, se debe cargar. Mientras se está cargando no se puede usar el vaporizador ya que podría sufrir algún daño interno y no lo cubriría la garantía. La vida de la batería es muy larga, pero como todas las baterías ésta también se degrada, empieza a degradarse a partir de las 300 cargas. A partir de este momento la batería empezará a perder eficiencia y esta no es reemplazable de manera autonoma, a no ser que sea a partir del servicio técnico de CFX, que cabe decir que es muy completo, serio, rápido y eficiente, te repondrán la batería por un precio no muy elevado para seguir disfrutando del vaporizador durante largo tiempo.

Para cargar la batería encontramos en el lateral del cuerpo del vaporizador dos entradas. Una de las entradas es para cargar mediante un cable usb, de 5v a 2ª, y la otra entrada es para cargar mediante el cargador a 12v y 1.5ª.

Como usar el vaporizador CFX

Antes de proceder a su uso hay que llenarlo. Para poder rellenar la cazoleta, primero hay que sacar la boquilla de succión. Para sacar la boquilla de succión tan solo hay que girar 90º a la derecha y la cazoleta queda a la vista.

Cazoleta del CFX de gran capacidad

Cazoleta del CFX de gran capacidad

El hueco de la cazoleta es grande, hay la opción de llenarla toda o simplente poner la dosis que creamos oportuna, funciona bien tanto con la cazoleta medio llena como llena del todo. Cabe recomendar que se debe usar un grinder para triturarla bien y evitar prensarla una vez dispuesta dentro de la cazoleta.

Una vez se ha depositado la hierba bien picada y sin compactar en la cazoleta se debe cerrar la boquilla de succión haciendo el mismo giro que para abrir pero hacia la izquierda, hasta que se escuche un click que indica que los dos imanes de cierre han coincidido.

Ahora ya se puede encender el vaporizador, apretando 5 veces el botón ON. Se pone a la termperatura de consigna y ya en el mismo instante vemos en el display como la temperatura sube hasta alcanzar el tope seleccionado. Hasta que no llega a la temperatura de uso el indicador no se para, una vez conseguida la temperatura el vaporizador vibra para señalar que está a punto para su uso, todo este proceso en muy pocos segundos.

boquilla de plástico de CFX

boquilla de plástico de CFX

El vaporizador ya ha alcanzado la temperatura de uso y ahora tan solo queda succionar suavemente por la boquilla por donde el vapor sale con mucha facilidad y con muy poca fricción.
La nube de vapor que se produce con el CFX es muy grande y densa, ideal para aquellos consumidores que estén acostumbrados a tener la sensación de llenar los pulmones, eso es debido a su sistema de convección del cual se compone el vaporizador. Sí aún así se nos queda corto, se puede aumentar la temperatura hasta que esta llegue a los 200 o 210ºC notando que el vapor es más denso y casi se quema, pero sin llegar a la combustión.

La duración de la carga dependerá de la temperatura de uso y también de cantidad de hierba que vaya a usarse. Pero sesiones de 5 a 10 minutos se pueden realizar sin problemas.
El sabor lo respeta mucho y al poder graduar la temperatura al antojo, también se pueden captar mejor los sabores, libres de interferencias por parte del tabaco como ocurre con los cigarrillos liados o evitando también la combustión del papel de liar.

Una vez se ha terminado la sesión, toca limpiar la cazoleta mediante los dos útiles de limpieza que dispone el vaporizador y que se encuentran en la caja. Desmontamos la boquilla de succión y limpiamos el filtro de partículas para que nada obstruya su uso y posteriormente se hace lo mismo con la cazoleta de llenado ayudados del cepillo de limpieza.

Boquilla de succión de CFX

Boquilla de succión de CFX

Vaporizador CFX compatible con BHO y Hash

Son pocos los vaporizadores del mercado que se pueden usar para vaporizar hash o BHO o líquidos. En este caso el vaporizador CFX consta de un bote para poner dentro estos líquidos o extracciones de resina para poder disfrutar de ellos sin problema. Hay que tener en cuenta que cada vez que se usa el acople hay que dejarlo limpio para que este no se obstruya con su uso. Para limpiarlo bien, se puede usar un poco de alcohol y posteriomente usar un poco de agua caliente para quitar el sabor a alcohol y dejar el acople preparado para un nuevo uso.

Características del vaporizador CFX

  • Vaporizador portátil
  • Larga duración de la batería – 1.5h
  • Vaporizador por convección
  • Rápido calentamiento en menos de 30s
  • Auto apagado en 300 segundos
  • Incluye bote para resinas o BHO