Vaporizador Firefly

El vaporizador Firefly es un nuevo vaporizador portátil, elegante y compacto, procedente de los Estados Unidos que ha llegado al mercado europeo para revolucionar la cultura del vapor tanto para cannabis, BHO o concentrados.

Firefly tiene una gran presencia visual, con un diseño muy bonito y trabajado en todos sus sentidos, pues cabe destacar que ha sido diseñado por dos ex ingenieros de Apple.

Vaporizador Firefly rojo

Vaporizador Firefly rojo

Observando el vaporizador con más detenimiento, se puede ver como carece de piezas de plástico lo que hace que durante su uso no se alteren los sabores y olores del cannabis. En la parte superior se encuentra la tapa del vaporizador la cual está imantada para que con una leve presión, hacia arriba, poder quitar y poner la tapa rápidamente sin tener que sufrir por si se rompen las pestañas cómo puede ocurrir con otros vaporizadores de cannabis.

En la tapa también encontramos una pequeña ventana acristalada, hecha en cuarzo, para poder ver de un vistazo rápido el estado de la yerba durante la vaporización. Se puede ver como poco a poco se tuesta uniformemente o si de lo contrario es necesario removerla para un mejor aprovechamiento de los cannabinoides.

cazoleta y circuito del vapor del vaporizador

cazoleta y circuito del vapor del vaporizador

Este vaporizador portátil pesa un poco, 278gr con un tamaño de 13.5×4.5x2cm, el motivo es que su cuerpo está creado en aluminio para mantener el sabor y olor de la marihuana siempre limpio y sin interferencias por parte de otras substancias que pueden derivarse de una alta temperatura de uso. Cabe decir que la marihuana curada y bien seca siempre será mejor para vaporizar que si está húmeda evitando que el vaporizador tenga que derrochar energía deshidratando la hierba antes de poderla vaporizar.

El encendido del vaporizador es muy sencillo, tan solo se debe accionar el botón on, situado en el lateral izquierdo. Al encenderse, el led de control se pondrá de de color verde, lo que indica que la batería está cargada y lista para el uso. La duración de la batería es de unas 50 caladas de vapor con una capacidad de 770mAh y se carga en no más de 45 min. Cuando se vacía, el led, se vuelve de color rojo parpadeante indicándonos que debe cargarse. Cuando la batería está cargándose el led de control se pone de color azul parpadeante y cuando está llena se queda fijo y de color azul.

Batería cargada en 45 min

Batería cargada en 45 min

El sistema de calentamiento de la cazoleta, realizada en borosilicato, se basa en la convección dinámica. Este sistema de calentamiento, funciona mediante la entrada de aire del exterior a través de los agujeros laterales del vaporizador que al entrar, pasa por un circuito calentando el flujo de aire mediante un elemento calefactor, hecho de una aleación metálica de grado alimentario de gran durabilidad, situado justo debajo de la cazoleta.

Este sistema de calentamiento de las hierbas es muy eficiente y se gradúa manualmente apretando el botón acción durante unos segundos. Cuando más tiempo se pulse el botón, hasta 10 segundos para alcanzar los 200ºC o incluso un poco más tiempo, más caliente saldrá el aire con lo que se pueden obtener con facilidad diferentes tipos de bocanadas de vapor según necesidad del usuario. En caso de un sobre escalfamiento el vaporizador está programado para parase y enfriarse, luego se puede reanudar con las sessiones de vapor.

add

Vaporizador con tapa magnética abierta

Una vez el aire ha pasado por la cazoleta de llenado, llevándose con él los cannabinoides en forma de vapor a través de un circuito cerrado parecido al de una pipa, recorre un pequeño circuito en que el vapor se enfría un poco hasta llegar a la boquilla de succión.

Otra modalidad de vaporización es el llamado vapor surffing, se trata de ir realizando bocanadas de vapor pulsando de manera discontinua el botón acción haciendo que el flujo de vapor sea casi constante, lo que también hará que la hierba pierda su sabor más rápidamente. Cabe destacar que es un buen método para la persona que quiere dejar la combustión y pasarse poco a poco a la vaporización. El motivo es que aún elevando la temperatura al máximo, la hierba no se quema del todo y aporta una densidad parecida a la combustión, pudiéndose graduar manualmente según necesidad del consumidor.

Vaporizar Firefly

Vaporizar Firefly

Su limpieza es muy rápida y sencilla. Una vez acabada la sesión de vaporización y mediante el útil que se incluye en el vaporizador se extrae el material vegetal de la cazoleta de llenado. Para dejarlo reluciente y como si fuera nuevo se puede usar una toallita con alcohol y limpiar el circuito por donde pasa el vapor. En pocos segundos tendremos el vaporizador impecable para volverlo a utilizar cuando se requiera.

Así pues si se está buscando un vaporizador portátil, elegante, eficiente y de gran calidad este es sin duda una gran opción a tener en cuenta.