Vaporizador VapirRise

Vaporizador de sobre mesa compacto y eficiente

Vaporizador y accesorios

Vaporizador y accesorios

Vapir entra de lleno en el siglo XXI con el VapirRise, un vaporizador de sobremesa que destaca por su versatilidad y por su relación calidad precio pues está en la misma gama/categoría que el vaporizador Arizer Extreme Q el cual está inspirado en el más que conocido vaporizador Volcano.

De tamaño compacto, sus dimensiones son de 21cm de alto x 14cm de su base, además ha sido creado con elegancia, ya que su carcasa está hecha de acero inoxidable y plástico para otorgarle solidez y resistencia a pequeños golpes, además de un aspecto muy moderno y de gran calidad.

En la misma base, en forma de disco plano muy delgado, encontramos una pantalla digital con retroiluminación, junto al botón táctil encargado de encender el elemento calentador y el ventilador, que permitirá que inicie su calentamiento de caras a iniciar una sesión de vaporización.

A su derecha tenemos dos botones táctiles más, con los que subiremos o bajaremos la potencia del ventilador, incorporado, que tiene la misión de impulsar el vapor hacia la bolsa o hacia nuestros pulmones siendo muy útil para aquellos usuarios que tengan problemas respiratorios o que les cueste hacer el esfuerzo de inhalar lentamente.

A la izquierda del botón de calentamiento hay los dos botones de selección de temperatura, con los que escogeremos los ºC/ºF que queremos que alcance nuestra marihuana a la hora de ser vaporizada. Con un rango térmico de entre 65ºC y 204ºC, nos permitirá usarlo con multitud de hierbas aromáticas, des de la stevia, al te o el mate, llegando al cannabis (entre 180ºC y 204ºC).

Controles del vaporizador

Controles del vaporizador

Así podremos jugar hasta obtener la densidad de vapor adecuada a nuestros gustos, tanto si buscamos mucho aroma y THC y poco CBD, como si nos gusta más obtener caladas densas e intensas, con más CBD, más indicadas para patologías musculares y dolores.

El elemento calentador del VapirRise está encapsulado en el tubo metálico situado sobre la base en la que encontramos los controles y está fabricado con materiales cerámicos de gran calidad que permiten alcanzar la temperatura seleccionada en menos de un minuto.

Los conductos internos que unen dicho elemento calentador con la cazoleta son también de acero inoxidable, permitiendo un sabor muy bueno, que conserva las propiedades aromáticas de los terpenos sin dejar regustos indeseados.

Filtro de aire

Filtro de aire

En cuanto a los tubos de inhalación están hechos de silicona atóxica de grado médico con boquilla de plástico de calidad alimentaria y las bolsas son de celulosa vegetal transparente. En cuanto a los conectores de la bolsa y los tubos de inhalación del vaporizador, también son de plástico alimentario por lo que podremos estar tranquilos de que no desprenderán ningún elemento o emanación irritante.

Como detalle añadido, comentar que incorpora un filtro en la entrada de aire encargado de retener partículas de polvo o suciedad, de este modo se evita que lleguen tales partículas a su interior o a nuestros pulmones. Incluye un recambio para cuando este quede inservible.

Mantenimiento y limpieza del vaporizador

Este vaporizador necesita poco mantenimiento, ya que por su diseño, los elementos importantes están bien encapsulados y lejos de suciedad o de pequeños trozos de materia vegetal que se pudieran colar dentro. Gracias a esto, nosotros tan solo tendremos que mantener la cazoleta limpia, enjuagándola con alcohol (o alcohol isopropílico si no queremos que el alcohol de farmacia deje ningún rastro de sabor por culpa de sus aditivos amargantes) y frotando con un trapo de algodón o papel de cocina.

Las bolsas deben ser reemplazadas cuando estén muy sucias o cuando tengan fugas, con lo que no hay que limpiarlas. Los tubos también se venden a parte, aunque bastará con mantener limpia la boquilla de plástico, ya que el tubo quedará curado por los restos de resina de cannabis. En caso de quedar demasiada resina incrustada en él recomendamos sustituirlo por uno limpio.

¿Cómo funciona el VapirRise?

Para empezar a usar el vaporizador VapirRise lo colocamos encima de una superficie plana estable y lo enchufamos a la corriente. Ya solo nos faltará presionar el botón de encendido situado en la base, al hacerlo, la pantalla se encenderá esperando a que seleccionemos la temperatura deseada con los botones +/- Temp.

Botón de encendido

Botón de encendido

El siguiente paso será cargar la cazoleta para hierbas abriéndola y depositando en ella la marihuana bien picada, sin prensarla, vigilando que quede suelta para un correcto proceso de vaporización. Cuando la hayamos llenado la fijamos a su parte superior con la rejilla incluida presionando ambas partes hasta oír un “click”, ahora ya podremos introducirla en el cuerpo del vaporizador y girarla unos 90ºC para que quede sujeta al mismo.

La cazoleta es grande, así que podremos optar por llenarla del todo o introducir en ella cargas pequeñas; el vaporizador funciona bien en ambas situaciones. También es de acero inoxidable al igual que los tubos y algunas conocidas pipas como la Amazed.

Llegados a este punto, tendremos que decidir si queremos usar el vaporizador con el tubo de inhalación, con el adaptador para 4 tubos o si preferimos llenar una bolsa, para seleccionar el conector adecuado. Si queremos inhalar con el tubo cogemos el conector que solo tiene un agujero y lo colocamos encima de la cazoleta fijándola de igual forma girándola unos grados. Al agujero de salida conectamos el tubo de silicona con la boquilla.

Vaporizando 4 personas a la vez

Vaporizando 4 personas a la vez

Si queremos usar el adaptador para 4 tubos, pues lo mismo, lo conectamos sobre la cazoleta e insertamos tantos tubos como usuarios seamos hasta un máximo de 4. Cada salida posee una llave de paso que permite cerrarlas, para evitar que el vapor se escape por los agujeros que no usemos.

En cuanto al inflado de las bolsas, deberemos unir la bolsa de celulosa al conector específico para inflarla, por medio del anillo de silicona incluido. Para inflarla, lo colocaremos sobre la cazoleta y giraremos la pieza conectora para fijarlo bien, e iniciaremos el calentamiento con el ventilador a tope. Se llenará de vapor en unos 60 segundos. El conector de la bolsa también posee una llave de paso, con lo que deberemos fijarnos que esté abierta antes de empezar el inflado y de cerrarla cuando acabe para que no se escape el vapor.

Una vez cerrado cogemos el primer conector que hemos descrito, el del tubo individual, y lo conectamos a la bolsa por presión para conformar la boquilla. Entre inhalación e inhalación tendremos que abrir y cerrar la válvula para conservar el vapor en la bolsa.

Cuando acabemos la sesión, podemos esperar a que se enfríe para eliminar los restos vaporizados, pero si lo limpiamos en caliente reduciremos la cantidad de resina y suciedad que se pueda adherir a sus paredes, facilitando su limpieza. Para no quemarnos usaremos el plástico agarrador, con el que podremos sacar la cazoleta con comodidad.

En último lugar, comentar que posee también una cazoleta para aceites esenciales y aromaterapia, con la que podremos ambientar la habitación.

Inflando una bolsa de vapor

Inflando una bolsa de vapor