Vaporizador VaporGenie

VaporGenie, el vaporizador con forma de pipa

VaporGenie Classic

VaporGenie Classic

El vaporizador portátil VaporGenie se ha diseñado pensando especialmente en aquellos usuarios que disfrutan con su marihuana al estilo más clásico, fumando en una pipa para hierbas, y con la simple ayuda de un encendedor o un poco de hilo de cáñamo encerado.

Siguiendo esta línea de diseño clásico, utilizando maderas de varios tipos, metal de alta calidad e incluso vidrio de borosilicato en algunos de sus diseños, se consigue una herramienta 100% funcional que no contiene ningún tipo de elemento nocivo en su fabricación y especialmente, en el recorrido del vapor.

Este será un dispositivo realmente portátil, muy sencillo de llevar con nosotros a cualquier parte siendo muy discreto, ya que las personas ajenas al mundillo se creerán que manipulamos una pipa de tabaco algo estrafalaria, y no sabrán que es un vaporizador ni se interesarán demasiado por ver qué hacemos con él.

A parte de estas ventajas comentadas, destacamos su simple pero innovador diseño de vaporización que a pesar de ser de calentamiento manual posee una curva de aprendizaje bastante corta, consiguiendo un excelente manejo del vaporizador, a las pocas sesiones siempre y cuando sigamos las instrucciones de uso al pié de la letra. En poco tiempo nos será tan fácil usarlo como usar vaporizadores eléctricos como el Ascent.

Para un buen uso requiere de calentar el aire de la entrada de la cazoleta mediante una llama, ya sea de un encendedor piezoeléctrico (de los que hacen la chispa pulsando un botón) cargado con gas butano sin impurezas para evitar inhalar subproductos derivados de la combustión del gas, o bien usando maderas finas, hilo encerado u otros elementos combustibles que no posean materiales inflamables nocivos. En este grupo englobamos a los mecheros con sistema de chispa mediante rueda, pues desprenden pequeñas partículas metálicas.

VaporGenie de borosilicato

VaporGenie de borosilicato

Justo debajo de dicha entrada de la cazoleta, dentro del agujero al que acercaremos la llama encontramos un filtro de materiales cerámicos (carburo de silicio, no toxico y muy duradero que no necesita mantenimiento), diseñado con forma de moneda llena de micro agujeros. Este tiene la misión de recoger el aire caliente generado y hacer que, al atravesarlo, este salga disgregado en forma de torbellino caliente, lo que vaporizará la muestra homogéneamente.

Funcionamiento del VaporGenie

Cómo cargar la cazoleta del Vapor Genie

Cómo cargar la cazoleta del Vapor Genie

Dicho filtro cerámico se encuentra encastado en la pieza superior del VaporGenie, la esfera atravesada por el agujero en el que introduciremos el fuego, pieza que además se puede desenroscar del cuerpo del vaporizador. Cuando separamos ambas mitades del cuerpo del vapo dejamos a la vista la cazoleta, en la que reposa una rejilla de acero inoxidable sobre la que depositaremos la marihuana, el tabaco o la hierba que deseemos vaporizar, picada finamente y sin apretarla demasiado ni llenar excesivamente el bol (puede producir combustión).

En caso de querer utilizarlo para vaporizar resinas, hachís o similar, deberemos hacerlo colocando la pequeña porción del hachís encima de una cama de materia vegetal, lo más desmenuzada posible, o en forma de pequeña placa o moneda, lo más fina posible. Haciéndolo de este modo evitaremos que gotee hacia el tubo de inhalación en caso de ser demasiado líquida, además de conseguir que se volatilice lo mejor posible, ya que como posee una mayor densidad que la resina en forma de tricomas, necesitará que el aire caliente contacte con la mayor superficie posible de la misma para obtener los mejores resultados.

En caso de no disponer de materia vegetal con la que hacer la preparación también se puede optar por envolver la resina en una malla haciendo un paquetito, lo que permitirá que el aire caliente la atraviese y lo convierta en vapor evitando que queden residuos indeseados adheridos por todas partes. También podemos recortar una almohadilla para líquidos del Volcano y colocarla sobre la rejilla, y encima de ella la muestra de resina.

Correcto calentamiento del vaporizador

Correcto calentamiento del vaporizador

Una vez lo tengamos cargado, enroscamos la parte del filtro sobre el cuerpo de la pipa, y bastará con acercar la punta de la llama al agujero de entrada, en la parte superior de la esfera; lo que vendría a ser la cazoleta de la pipa, si fuéramos a usarla para fumar. Este punto es el más importante de toda la jugada, ya que lo más recomendado será que usemos una llama de alrededor de 1cm de longitud, y la acerquemos de modo que, al inhalar, la puntita de la misma llama se tuerza entrando en el agujero. Si la situamos demasiado lejos, no calentaremos el aire, y si la metemos demasiado quemaremos la carga, incluso llegando a ensuciar el filtro con restos de hollín si entran en contacto accidentalmente.

Limpieza y mantenimiento del VaporGenie

Para mantener nuestro VaporGenie siempre listo bastará con limpiar la rejilla del fondo de la cazoleta, sobre la que colocamos nuestro cannabis. Podremos limpiarla con un pequeño pincel, eliminando todos los restos vegetales, y en caso de que haya demasiada suciedad, podremos retirarla y sustituirla por una de nueva fácilmente.

Partes del vaporizador Genie

Partes del vaporizador Genie

Si tenemos que limpiar el tubo de inhalación no deberemos usar ningún líquido ya que puede impregnar la madera de arce, con la que se ha fabricado, o bien deteriorar su acabado eliminando la pintura al agua usada para dar color al vaporizador.

Bastará con utilizar un limpiapipas suave, con el que retiraremos las partículas pegajosas de su interior de vez en cuando.

En el caso de que el filtro cerámico ennegrezca, tendremos que limpiarlo quemándolo con un encendedor de llama azul, retirándolo primero del interior de la bola quitando el tope metálico que se encuentra justo encima de él sacándolo para dejarlo en buenas condiciones y poder dar un uso adecuado uso del vaporizador.